Resfriado

Resfriado

Se dice que el resfriado es una enfermedad infecciosa viral frecuente del aparato respiratorio superior, que afecta a la nariz, los senos paranasales, la faringe y la laringe. Es causado principalmente por el rinovirus y puede afectar a personas de todas las edades. Se contagia a través del contacto con las secreciones de la persona infectada o la inhalación de sus gotitas de saliva.

Cuando estamos resfriados lo usual es visitar al médico que, en poco tiempo, recetará los típicos medicamentos para la tos, para suavizar el malestar, para no segregar tanta mucosidad, para bajar la fiebre y, si es más grave, algún antibiótico. Tras una semana de tratamiento, más o menos nos iremos recuperando.

Pero es un hecho que, si no tomamos medicación, con suaves tratamientos caseros (infusiones, reposo, meditación, ventilación, contactos con allegados, etc.) son también siete días ¡lo mismo que usando medicamentos! La cura se logra en el mismo tiempo, pero con una diferencia significativa: si se hace con analgésicos y antibióticos, el cuerpo se manifiesta agotado y requerirá varios días para ir recobrando cierta normalidad, teniendo que eliminar las toxinas incorporadas por esos medicamentos. Si la recuperación es casera, además de no sentir esos síntomas de debilidad, le damos una oportunidad al organismo de ser más fuerte ante el próximo resfriado. Si también se usan antibióticos, además del gasto que supone, el cuerpo queda con mayor debilidad aún.

La actitud también importa mucho para optar por una u otra alternativa en la curar el resfriado. Por miedo, por hábito o por ser conservadores o convencionales, la mayoría de los pacientes optan por las patillas. Es la fuerza de adoctrinamiento.

Dos modos de ver el resfriado

En línea con las hipótesis anteriormente expuestas, hay también dos modos de asumir la cura del resfriado según la interpretación de sus síntomas y causas:

  • Son gérmenes los que causan el resfriado y se producen más bien en estaciones frías, puesto que favorecen la existencia de éstos. Para su cura es necesario tomar antibióticos para “matar” los gérmenes patógenos y otra medicación para paliar los síntomas molestos.
  • Es el medio insano que, al interactuar con él, va llenando de toxinas el organismo. Con el frío, se incrementan medidas menos sanas como abrigarnos o calentarnos en exceso, lo que hace que, con frecuencia, se experimente cambios térmicos. Todo lo cual hace debilitar las mecánicas de desintoxicación. La cura requiere reposo, meditación para mejorar nuestro estilo de vida interactuando más y mejor con los factores de salud, atender mejor nuestra relación con nosotros mismos y con los demás. Cambiar la actitud con los síntomas también resulta importante; lejos de querer eliminarlos rápidamente con pastillas, hay que admitirlos con paciencia sabiendo que es una reacción sana del cuerpo y con la responsabilidad de saber que son algunas decisiones que hemos tomado las que nos han llevado a esa situación.

Anteriormente, se han dado razones para optar por la segunda alternativa en detrimento de la primera. Veamos en mayor detalle cómo ocurre el debilitamiento del organismo hasta llegar al resfriado, de qué modo interviene el frío en esta enfermedad y cómo hacernos responsables de su cura.

La debilidad del organismo, clave del resfriado

Cuando el organismo interacciona con factores que no son saludables de un modo reiterado, poco a poco, y a pesar de los potentes mecanismos de desintoxicación que posee el cuerpo, se va volviendo más débil debido a múltiples causas (la mayoría invisibles) que en un determinado momento aparecen y se hacen conscientes a la persona en forma de síntomas. Igual que el dicho “a perro flaco, todo son pulgas”, así es el organismo cuando se debilita: afloran dolencias que antes estaban bajo control.

Los resfriados se manifiestan en forma de tos, fiebre, debilidad, mucosidad, picor en vías respiratorias, entre otros. Estos síntomas no son debido a los gérmenes como convencionalmente se dice, sino a la toxicidad acumulada por un modo de vida en el que se ha interactuado por largo tiempo con un medio insano (aire, agua, alimentos, etc.).

En esta línea el Dr. Mercola puntualiza que se allana el camino a padecer un resfriado, cuando hay deficiencia de vitamina D, se consume demasiados endulzantes artificiales o alimentos procesados, no se duerme ni se hace ejercicio suficiente, o se ha tenido algún estrés emocional. Estos malos hábitos y otros más, debilita el sistema inmune que es la causa principal de coger resfriados o la gripe. Otras explicaciones alternativas sostienen que las defensas del sistema respiratorio están temporalmente más bajas porque los vasos sanguíneos que distribuyen los glóbulos blancos de nariz y garganta se contraen.

El organismo va acumulando las consecuencias de nuestras decisiones y, hasta cierto punto, puede mantener su equilibrio incluso con alguna transgresión esporádica, pero cuando estas son reiteradas y numerosas, el sistema inmune entra en crisis. Las personas que respetan la mayoría de los principios saludables, no enferman y, si lo hacen, la intensidad es leve y de corta duración.

El frío incrementa los entornos poco sanos

Desde la hipótesis del germen, está muy arraigada la idea de que el frío es el causante de los resfriados, debido a que se crea un ambiente que facilita la multiplicación de los gérmenes patógenos, los que finalmente ocasionan la enfermedad. En cambio, desde la hipótesis del “medio insano”, al factor “frío” se le da otra interpretación diferente: si el organismo se vuelve más débil se debe a que el frío modifica las interacciones con el medio de forma que se incrementa la toxicidad, sobrepasando el margen de tolerancia que el organismo puede soportar sin entrar en crisis.

En efecto, con el frío se incrementan hábitos menos saludables, como comer más y con alimentos de mayor procesado industrial, se consume menos frutas y verduras, se toma menos sol, se está más tiempo en lugares cerrados calefactados, se usa más las prendas de abrigo que a veces son menos permeables, se hace menos ejercicio y la exposición a los cambios térmicos son más bruscos.

Desde esta visión, coger un resfriado o la gripe, no se debe a que entraron los microbios, sino a un cambio en la interacción con el medio. Por ello, en verano la frecuencia de estas enfermedades disminuye, ya que los hábitos son más saludables, se consumen más frutas y verduras, se está más al sol y al aire libre para andar, correr o ir a la playa, la ropa es más ligera y la situación térmica del entorno nos hace sentir más cómodos. El contagio del resfriado o la gripe, no son contagiosos por la invasión de gérmenes sino por los estilos de vida de la población que son especialmente más insanos para la mayoría y que hacen que el organismo reaccione y muestre síntomas similares.

Un argumento a favor de es el cambio del medio lo que produce el resfriado, es que este se acusa con más frecuencia en otoño e invierno justo cuando bajan las temperaturas, algo que resulta más difícil de explicar por los gérmenes que se suponen siempre están presentes en el aire. En otra experiencia se comprobó que un grupo significativo de personas enfriadas en laboratorio de forma reiterada y observadas después en su entorno cotidiano, daban porcentajes de resfriados semejante al de la población no experimental. El frío en sí, no lleva al resfriado sino los cambios que produce el llevar un estilo de vida más insano.

Cómo interpretar adecuadamente los síntomas

Mientras en la hipótesis del germen los síntomas son los efectos molestos del resfriado que hay que eliminar para así curar, en la visión del “medio insano” los síntomas son reacciones naturales y necesarias del organismo ante un exceso tóxico para retomar el equilibrio en la salud.

En ese sentido, no es correcto ir contra los síntomas, sino que más bien es necesario aceptarlos como una consecuencia de la acumulación de toxinas por haber tomado en el pasado decisiones equivocadas para nuestra salud. Una actitud responsable nos lleva a admitir las molestias de los síntomas como señales de aviso de que hubo decisiones mal tomadas y, a aceptar de buen grado, el proceso de curación. También debe llevar a tomar medidas para realizar cambios en el modo de interactuar con el medio en lo sucesivo.

Al obviar los síntomas, o tratarlos con medicamentos, lo único que hacemos es prolongar las deficiencias de salud y, posiblemente, cronificar los problemas. Si pretendemos buscar los mejores cuidados para nuestra salud, sin ayuda externa de los médicos, sólo es posible ir adquiriendo ciertos conocimientos de salud.

El contenido, en toda su extensión, solo está disponible para miembros. Puedes o registrarte como miembro .

Cómo curar el resfriado

...


Recuerda que si te suscribes tendrás acceso a todo el contenido, revisiones y ampliaciones que se vayan haciendo en un futuro.